8º, 9º y 10º Milagros - Ocurrieron en Naju, el 30 de junio, 1º y el 2 de julio de 1995, con miles de peregrinos que llenaban la Iglesia Parroquial en la conmemoración del 10º Cumpleaños del derramamiento de lágrimas por la imagen de NUESTRA SEÑORA. La Santa Misa fue por la noche del 30 de junio y concelebrada por ocho sacerdotes. La vidente se sentó en el fondo de la Iglesia y fue la última a tomar comunión. En el momento sagrado de la comunión, de repente, las personas que estaban cerca de Julia pudieron observar el instante en que la Sagrada Hostia en su lengua se transformó en Cuerpo y Sangre del SEÑOR JESÚS. Asustados y repletos de emoción, muchas personas lloraron delante de la realidad, bien a la vista de todos, que pudieron contemplar el Cuerpo Vivo del propio DIOS. Los sacerdotes y las personas que estaban en las proximidades testificaron el notable fenómeno.

Terminada la Santa Misa, los peregrinos acompañaron la vidente hasta la Capilla, donde se encontraba la imagen de NUESTRA SEÑORA, para el servicio nocturno de oración en continuidad las conmemoraciones. Con el recinto completamente ocupado por los fieles muy animados que oraban y cantaban himnos en laudación a la VIRGEN MARIA, empezó la ceremonia.

En el medio de la oración Julia sintió dolores terribles en el área del abdomen, en reparación de los abortos que asesinan tantos inocentes. Entonces sucedió una escena impresionante que retrataba fielmente la resistencia desesperada del niño que no deseaba salir del útero de su madre que quería abortarlo, y por medio de la boca de la vidente, manifestaba todo su pavor y su miedo por la muerte que se acercaba, y gritaba: " No mamá, no mi madre, no me mate". En el silencio de la Capilla, donde sólo se oyeron los gritos dolorosos de la Vidente, Fray Francis Su, de la Malasia, invitó a todos quedarse en las rodillas y orar a la conversión de las personas que son responsables por la cruel muerte de los bebés. Con emoción y llorando las personas oraron con gran fe y en agradecimiento a DIOS por aquella experiencia mística maravillosa.

Eran 3 horas y 45 minutos del 1º de julio y toda la asamblea en silencio escuchaban el relato traducido al inglés, de los últimos mensajes de nuestra MADRE BENDITA. De repente, Julia que estaba en la primera hilera al lado de Fray Su, Fray Pete Marcial y otros, se puso de pie y se proyectó en dirección a la imagen, al mismo tiempo que extendió las manos vigorosamente, como tentando agarrar algo que nadie vio. Aconteció que mientras hacían la lectura de los mensajes que ella mismo había recibido de la VIRGEN, vio la imagen de JESÚS Crucificado que estaba en la pared, arriba donde estaba la imagen de la VIRGEN MARIA, ganar vida, y el SEÑOR con el rostro repleto de sufrimiento, dejaba el sangre salir en cantidad de siete heridas más grandes hechas por los clavos de hierro en los pies y en las manos, por la lanza del soldado romano que clavó en el costado derecho de JESÚS, por la apertura del Corazón traspasado y por la herida en la testa causada por la Corona de Espinos. De las siete heridas, salieron el precioso sangre que luego se transformó en círculos blancos, o sea, en admirables Hostias Sagradas. Algunas personas en la Capilla dijeron que vieron una luz brillante, como si fuese un rayo rápido que salió del crucifijo. Otras personas oyeron un ruido similar a la caída de granizo. Las Hostias Sagradas salieron de las heridas de JESÚS y empezaron a caer. Fue en este justo momento que Julia se apresuró y estiró las manos con determinación a cogerlas y no permitir que ellas cayesen en la tierra. Pero las Hostias graciosamente evitaron las manos de la vidente y se acomodaron en el altar, a los pies de la imagen de la VIRGEN MARIA, en la presencia de la asamblea sorprendida, que pudieron verlas en el Altar (las fotos que presentamos a la derecha y arriba, se hicieron en la exacta ocasión). En el momento en que las siete partículas alcanzaron el altar, fue el instante en que algunas personas oyeron el ruido como si fuera de una granizada.

Ellos también recordaron la demanda de la MADRE BENDITA en 24 noviembre de 1994, haciendo la recomendación a preparar un tabernáculo en la Capilla, al lado de SU imagen. Por supuesto queda bien claro, que esas siete Hostias que llegaron, debían estar destinadas a quedarse allí dentro en un Custodia.

Este milagro fue llevado al conocimiento del Arzobispo local en el mismo día. Sin embargo, él instruyó a Julia y a los otros, a consumir de pronto las Sagradas Partículas y no dejarlas guardadas en el Tabernáculo. En obediencia ellos seleccionaron siete personas para recibirlas: dos sacerdotes y cinco legos, entre ellos estaba la vidente.

En el día siguiente, 2 de julio, los escogidos tomaron comunión. Así que ella recibió el Sagrado Sacramento el milagro se repitió, la Hostia se transformó en Cuerpo cubierto con Sangre, en su lengua. De hecho nadie esperaba otro milagro puesto que se recordaban que en menos de las últimas 48 horas, había se pasado un evento en la Iglesia Parroquial. Pero de esa manera, se entendió que nuestra SAGRADA MADRE estaba tan ansiosa para restaurar una fervorosa devoción a la Eucaristía que envió otro señal sorprendente. El fenómeno se pasó así:

La Capilla, estaba repleta de personas con mucha fe, que oraban y se quedaban ansiosas en la expectativa de que algún nuevo hecho pudiera se pasar, al mismo tiempo en que sensibilizadas, estaban agradeciendo al SEÑOR DIOS por toda la enseñanza y demostraciones de amor. Julia fue instruida por el celebrante de la Santa Misa, que por orden del Arzobispo de la Archidiócesis, si ocurriese el Milagro de nuevo, ella debía ingerir inmediatamente la Hostia transformada en Cuerpo y Sangre Vivo del SEÑOR. Todavía, sin desear desobedecer la decisión superior, delante del milagro impresionante que se repitió luego enseguida, delante la alegría y conmoción de todos, Fray Su y Fray Marcial que estaban atentos a los eventos, invitaron a las personas a orar delante DIOS y fervorosamente suplicar la misericordia Divina debido al muchos pecados del mundo. Y todos en una postura de adoración admirable, oraron y glorificaron al PADRE ETERNO por aquello señal magnífico y sin igual, mientras Julia se quedaba con la boca abierta a mostrar el SEÑOR que se filmó y fue fotografiado por las personas. Y para que esto no dejase ninguna duda, los dos sacerdotes mojaron sus dedos en la preciosa sangre bajo la lengua de la vidente y mostraron a todas las personas en la Capilla. Era más una prueba incuestionable y definitiva del fenómeno que había ocurrido. Después, ellos secaron los dedos en un "Corpóreo", (pequeño tejido de lino blanca rectangular)no sólo una vez, sino varias veces, hasta que esa tela se quedó sensiblemente marcada por la Sangre de JESÚS. Se guardó celosamente como más un testimonio de esas notables manifestaciones sobrenaturales (observar foto del hecho, luego abajo). Hasta hoy el Corpóreo es conservado en Naju. Fray Marcial, con el mismo dedo que colocó en la Sagrada Sangre del SEÑOR, hizo un señal de la cruz en el rostro de un bebé de seis meses que tenía epilepsia y estaba condenado a la muerte. El bebé se quedó completamente curado desde esa misma noche.

Cuando el CREADOR nos da señales especiales, ÉL hace no para satisfacer nuestra curiosidad, pero con un propósito Divino, parte del Plan de la Salvación de la humanidad. Estos señales en Corea son sumamente importantes, fuera de nuestra capacidad de percepción. Yo quiero decir, que cuando el SEÑOR nos da señales, debemos contemplar profundamente en ellos y buscar entender sobre todo, que ÉL espera una respuesta decidida y formal de cada uno de SUS niños. Ahora, es tiempo de meditar en estos recientes señales e tentar extraer de ellos, todo los beneficios a nuestra propia existencia.

12º Milagro Eucarístico - Ocurrió en el Vaticano en el 31 de octubre de 1995. Julia en compañía de Monseñor Nam Ik Paik, de su marido Julio, de Rose la hija y Raphael un seminarista, participaron de una Santa Misa privada celebrada por el Papa Juan Pablo II. También estaban presentes varias autoridades y personas de la Francia que fueron invitadas. Durante la Santa Misa, la vidente y sus compañeros fueron autorizados a cantar himnos en coreano. En el momento de la comunión cuando el Santo Padre dio la Sagrada Hostia a Julia, otro Milagro ocurrió, la Partícula Consagrada en la lengua de la vidente se transformó en Cuerpo y Sangre del SEÑOR.

Este milagro fue acompañado minuciosamente por Monseñor Paik que estaba al lado de la Vidente. Él testificó que la Partícula en la lengua de Julia cuando cambió en Cuerpo cubierto con la Sangre, quedó un poco más grande y tomó la forma de un corazón. Este fenómeno fue igual al que ocurrió en el 11º Milagro Eucarístico en Naju, según la palabra del Monseñor, ocurrido en el 22 de septiembre de 1995, durante una Santa Misa celebrada en una montaña próximo la ciudad por el Obispo Dom Roman Danylak de Toronto, Canadá y concelebrado por dos otros sacerdotes.

Terminada la Santa Misa, inmediatamente Su Santidad se acercó de la vidente y testificó el milagro. Él le dio la bendición papal y un Santo Rosario de presente.

13º Milagro Eucarístico- Ocurrió en la Capilla de Naju, en el día de la conmemoración del 11º Aniversario del derramamiento de lágrimas por la imagen de NUESTRA SEÑORA. Los peregrinos de muchos países que comparecieron a la oración nocturna en honor de la MADRE BENDITA, abarrotaban el salón. Cerca de las 3 horas de la madrugada del 1º de julio de 1996, Julia vio el Precioso Sangre fluir de las siete Llagas de JESUS en el Crucifijo atado en la pared, como en el año anterior. La Sangre de pronto se transformó en blancas y puras Hostias Sagradas involucradas por una luz brillante muy densa. La luz se hizo más fuerte y empezó a brillar en todos aquéllos que estaban presentes en la Capilla, así como en las personas que estaban en el lado externo. Entonces una luz muy poderosa radió del Crucifijo y localizó a la vidente que dio un grito fuerte y cayó (al piso) debido a extremos dolores en siete lugares de su cuerpo: en la cabeza, en el corazón, en ambas las manos, en los pies y en el lado. Los mismos lugares de las heridas más significativas de JESÚS. Todavía ella estaba con la boca abierta después de los gritos de dolor, y entonces, fue cuando las Sagradas Hostias se soltaron del Crucifijo y entraran suave y de manera muy delicada en su boca (foto abajo a la derecha, se hizo en el exacto momento). Fray Francis Su, dos otros sacerdotes y las personas que se encontraban cerca de la vidente, pudieron apreciar las Partículas Sagradas quedar acomodadas en la boca de Julia Kim.

Después de las 12 horas y 30 minutos del 1º de julio de 1996, de nuevo ella tuve dolores fuertes de la crucifixión y empezó sangrar en los orifícios de los clavos en las palmas de las dos manos. Fray Raymond Spies, Fray Francis y algunas personas, testificaron el evento.

Aproximadamente a las 13 horas del día siguiente, el 2 de julio de 1996, Fray Spies, la Vidente y otras personas, oraban delante la imagen de nuestra SAGRADA MADRE en la Capilla, cuando de repente, Julia gritó muy fuerte y dejó caerse a la tierra. Había recibido simplemente una poderosa luz del Crucifijo y había sufrido los mismos dolores de la crucifixión en siete partes de su cuerpo, como en el día anterior, sangrando en las palmas de las dos manos. Colocó guantes para esconder las heridas y la hemorragia, pero los guantes quedaron húmedos con la sangre.

Por recomendación de su director espiritual, a las 16 horas de este mismo día, Julia visitó dos hospitales en Kwangju para mostrar las heridas en las palmas de las manos. Los doctores examinaron las heridas y la hemorragia y emitieron declaraciones por escrito, diciendo que eso tenía origen desconocido y que, no podrían ser explicadas como cualquier causa natural. En el mismo día, más tarde, el flujo de sangre se detuvo y las heridas de las manos desaparecieron.

Detalle de una de las Hostias que salieron de las Llagas de JESÚS. - Fray Spies alza la Hostia delante de la imagen de NUESTRA SEÑORA, mostrando el Crucifijo arriba de donde aquella y otras Hostias vinieron.

Su Santidad el Papa Juan Pablo II, después de la Santa Misa en la Capilla, él fue testigo de la transformación de la Eucaristía en el Cuerpo y en la Sangre del SEÑOR JESÚS, en la lengua de la Vidente Julia Kim.

Si apreció este Sitio recomiéndelo a sus amigos, para que el cariño y la preciosa atención de nuestra MADRE SANTÍSIMA, así como las maravillosas obras del CREADOR, sean más conocidas por todos Sus niños. DIOS le bendiga.

Prójima Página

Página Anterior

Regresa al Índice