EL PAÍS - Corea del Sur se formó en 1948, por la aprobación de la Constitución Federal que instituyó el Gobierno de la República. Sin embargo, de 1950 a 1953, enfrentó una terrible y atroz guerra contra Corea del Norte, una lucha abominable entre hermanos en busca del dominio y poder, que trajo consecuencias desastrosas a la población, atacada con barbarismo, muriendo mucha gente y trayendo pobreza al país entero.

La reconstrucción fue lenta y marcada por revoluciones políticas y sociales, en una economía basada esencialmente en la agricultura. Todavía, empezando 1960 el país adquirió un crecimiento industrial notable, con a llegada de capitales japoneses e la instalación de fábricas occidentales. Este evento impelió y desarrolló todo el país: en el comercio, en los programas sociales, en la educación, en la salud y además de un admirable crecimiento en lo sector industrial.

LOS HABITANTES - Hoy la Corea del Sur posee más de 45 millones de habitantes, en una pequeña tira de tierra más pequeño que la Suiza. Y debido a la gran industrialización, cerca de 85% de la población son urbanos. Seúl que es la capital, posee más de 10 millones de habitantes.

Este crecimiento industrial obligó a las personas a estudiar y aprender mucho más, preocupándose con la instrucción y con una incesante búsqueda para la mejora del conocimiento personal, en virtud del mercado haber crecido y haberse puesto más exigente y competitivo. Sólo ha sido victorioso quién estiviese en condiciones de acompañar la evolución con la mejora de sus propios conocimientos a través de los cursos técnicos y de la especialización.

Sucedió que esta preocupación obstinada por el crecimiento material, para el pan abundante de todos los días, no fue acompañada por la necesaria e indispensable evolución espiritual que da equilibrio y completa la existencia de las personas y hace con que ellas tengan presente el valor de la vida: como materia y como espíritu. Este hecho se reflejó directamente en los habitantes, en la conducta personal, mostrando que 80% de la población coreana no tenía ningún tipo de religión, son ateos, solamente 12,5% profesan el Budismo y 7,5% profesan las otras creencias religiosas. La Cristiandad Católica no alcanzaba 2%, es decir que los católicos no alcanzan 1 millón de cristianos romanos.

MATERIALISMO Y ESCEPTICISMO - Esta realidad, facilitó el crecimiento de la herejía y como consecuencia, las persecuciones a los Cristianos, con el objetivo de exterminarlos, porque según el pensamiento de la mayoría: "ellos eran fanáticos que impusieron un método de vida inaceptable que redujo la libertad"... Esto, además de ellos no creeren, combatían la enseñanza cristiana, el misterio que se pasa en la Santa Misa, de la misma forma que no aceptaban la presencia de DIOS con Su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, en la Hostia y en el Vino Consagrados, diciendo tratarse de "invención diabólica para lavar la mente de los sectarios."

Así como ocurrió en otras partes del mundo, la presión contra la doctrina cristiana era muy grande, verdaderamente insoportable. Por esa razón, la historia guarda una cantidad admirable de mártires coreanos que derramaron su sangre en las tierras de su país, atrayendo la misericordia Divina para aquéllos que se quedaron creyentes al SEÑOR.

NUESTRA REALIDAD - Este preámbulo se hace necesario, en la medida que en varios países del mundo, no es difícil observar la humanidad incurriendo en los mismos errores y adoptando las maneras de vivir de modo inaceptables, porque son contrarios a los principios de la moral, de la buena constitución familiar y del sentimiento religioso de las personas.

Y porque vemos esto con preocupación, y también, porque nosotros creemos que somos todos hermanos en CRISTO, hijos del mismo maravilloso PADRE ETERNO que nos permitió existir para que sepamos amarlo, decidimos describirles todo lo que se pasó y que está se pasando en Corea. Acá veran la grandeza de la manifestación del clamor Divino que una vez más se revela en dimensiones inconmensurables y desabrocha lleno de ternura, realzando el Amor de DIOS que quiere el bienestar y la salvación de todos sus niños. Y también, porque la conducta Divina realizando milagros impresionantes, exige una respuesta resuelta e inmediata de todas las criaturas. No es aceptable que delante tantos hechos y fenómenos extraordinarios, que las personas continúen a vivir indiferentes, sólo preocupándose con el consuelo personal, con sus comodidades, con las ventajas financieras y con todas las modalidades de placeres, sordos y apagados delante la voz interior que nos invita a percibir los misterios de la vida y al ejercicio permanente de las necesidades del espíritu. De los fenómenos que ocurrieron en Naju y que continúan a ocurrer, presentamos una porción pequeña, pero suficiente, como prueba incuestionable que testifica el celo Divino en demostrar la verdad Cristiana y propiciar a todos, tener la necesaria comprensión para respetar y creer en el Misterio de la Eucaristía. Por esa razón, las personas deben buscar entender el valor y el sentido de las manifestaciones sobrenaturales que tiene dejado mucha gente de todas las edades, hombres y mujeres, sacerdotes y religiosas, hermanas de caridad, obispos y hasta Su Santidad el Papa Juan Pablo II extasiados y repletos de admiración.

INVOCANDO EL BUEN SENTIDO - Por las razones que mencionamos y por el buen sentido que habita en nuestro espíritu, esta presentación sólo proporcionará felicidad y paz al corazón, si en su meditación sobre el contenido de este Sitio, entender que sólo conocer los hechos aquí descritos y quedarse indiferente o cerrado en su quietud personal, no ayudará en nadie al extraordinario y sorprendente desvelo del SEÑOR en revelar la Verdad. Será muy importante y necesario que las personas se manifiesten de alguna manera, si verdaderamente creen y tienen fe en todo lo que tendrán la oportunidad de ver acá. Deben romper la inercia de la comodidad y de la pereza espiritual, llevar su convicción a los parientes y amigos, recomendándoles que conozcan este Sitio, para que ellos también tengan la oportunidad de vivir momentos sobrenaturales, en contacto con los textos y las fotografías que revelan la presencia de nuestro DIOS. Sin duda, esto les hará uno bien inconmensurable, porque también criará la oportunidad de ellos acercarse del CREADOR, y tengan la ocasión de seren beneficiados por la inmensidad de las gracias que paternalmente el SEÑOR derrama sobre todos sus niños que buscan con confianza y amor, su inefable afecto y su tan poderosa protección de PADRE.

 

Prójima Página

Regresa al Índice